El destino de las Soluciones de SQA y los Sectores más inversores:

Según el World Quality Report, de las tres partidas que componen cualquier solución QA (Quality Assurance) y testing, nos referimos a recursos humanos, herramientas y hardware e infraestructuras, es destacable que la que más crezca sea la de hardware, hasta situarse en un 37% (frente al 40% de 2014). Por otra parte, la de recursos humanos ha descendido un 5% (33% del gasto total) y las de herramientas también ha bajado hasta situarse en el 30% del total.

El informe arroja que la ineficacia a la hora de abordar el testing explicaría las altas inversiones en QA por el uso intensivo de costosos procesos manuales. Concretamente, el 39% de las empresas declara enfrentarse a este problema ya que el aumento del presupuesto a estas actividades no redunda en los beneficios esperados de esta práctica.

A esto se une la falta de criterio sobre qué necesita ser testado y a qué nivel. De hecho, el 41% de las empresas declara que el segundo reto que más presión les supone es el de determinar la mejor cobertura de testing para asegurar que los requerimientos y las expectativas de los usuarios finales se cumplen en el actual contexto de aplicaciones multicanal, y un 33% en qué áreas deben enfocar las pruebas.

Además, la escasa reutilización de los conjuntos de pruebas a través de la organización da una idea de los bajos niveles de industrización y estandarización de estas disciplinas dentro de las empresas.

La pérdida de negocio, clientes y reputación se ha convertido en la gran preocupación de las empresas en el nuevo entorno de transformación digital. Según el informe de Sogeti, HP y Capgemini, hay sectores más sensibles a este nuevo escenario y, obviamente, son las que más invierten en asegurar la calidad de sus aplicaciones de negocio.

Igualmente, y según el informe, son también los que mayor grado de madurez demuestran a la hora de poner en marcha una política de QA y testing al crear dentro de las organizaciones la figura del Chief Digital Officer (responsable del área digital).

Así, y según el informe, el 62% de los encuestados del mercado de high tech afirma contar con este tipo de profesionales, en el entorno financiero un 57% y en el caso de TME (telcos, media y ocio), un 54%. Estos sectores son los que más parte del presupuesto de TI gastan en testing y QA. Las organizaciones de esos mercados reconocen que la ausencia de calidad supone un alto riesgo y un reto que les obliga a invertir una alta proporción de su presupuesto en mitigar las consecuencias.